jueves, 12 de julio de 2007

MORRO DE BONITO CON PIMIENTOS Y TOMATES CONFITADOS EN CALDO DE IBÉRICO


Aprovechando la temporada estival, todos los años hago un plato con bonito del norte. En esta elaboración retomo el concepto de un bonito hecho hace dos temporadas, donde acompañabamos igualmente con pimientos desidratados. A mi personalmente me gusta mas la parte del morro (cuña del lomo alto del bonito que se junta con la cabeza) que la ventrisca que me resulta mas grasa.
En este plato tratamos el bonito a la plancha, siempre dejándolo un punto rosado para que no se seque, y acompañado de unos tomatitos y pimientos confitados en el horno a baja temperatura hasta que se queden semideshidratados. Para darle más jugosidad y untuosidad, lo regamos con un caldo concentrado de jamón ibérico y como aporte aromático unas hojas frescas de mejorana.

13 comentarios:

Toni dijo...

Tiene una pinta cojonuda. :-)

Olenka dijo...

Hola Pedro,
Muy buen acompañamiento el caldito de ibérico, aunque peligroso, con tanta potencia de sabor... Menos mal que el morro de bonito puede con casi todo. Cenamos el viernes, muy bien, como siempre. Los salmonetes (los tomé por 3 vez) estupendos pero en esta ocasión me parecieron un pelín pasados de punto, por cierto ¡yo me como la piel pero de poquitos "bichos"! Las colmenillas, de mojar pan en la salsita con ese toque dulce... Y el calamar ¡que bueno que lo pusieras en carta! Muy rico con la compota de limón y la patata y su tinta. De los postres: el tan comentado merengue seco me gustó el contraste dulce-amargo. Reconozco que me encanta el chocolate amargo pero me pareció difícil de comer, como el merengue se rompe en trocitos... y las frutas y verduras confitadas muy buenas, unas mas dulces otras menos, las verduritas crujientes.. y el sorbete muy refrescante. Un comentario muy personal: las raciones de los postres me parecen enooormes ¡me cuesta terminarlos!

Anónimo dijo...

Calla, calla, Olenka. A mi me parecen hasta pequeños..... ;-))))

FN1.

pedro martino dijo...

Hola Olenka, me alegra que hayas disfrutado de la cena el viernes. Mala noche tuvimos con una mesa impresentable de siete energúmenos que nos hicieron pasar un mal rato. Espero que no te haya tocado estar al lado, porque creo recordar que hubo una mesa de dos al lado que le toco vivir de cerca el asunto.

Te “justifico” el por qué de que los salmonetes hubiesen estado un poco fuera de punto. Normalmente intento conseguir piezas grandes, incluso de kilo, pero ese día me fue imposible y como son un poco mas peques, al plancharlos prácticamente los hago solamente por la parte de la piel para rustirla pero solamente con el calor del plato al ‘pase’ se terminan de hacer e igual se fueron de punto. Te pido disculpas, cuando pasa esto prefiero sacrificar un poco el punto del pescado por el tostado de la piel, si no quedarían como recocidos en plancha o demasiado agresivo al marcarlo y se quemarían un poco.
Lo de los postres tomo nota de ello, igual se nos fue la mano en las frutas, si fuese en el merengue, abulta más de lo que es ya que es muy etéreo el merengue crujiente, pero bueno aun así acepto totalmente tu crítica constructiva.

Toni, aprovecha que ya se acabo el verano, vaya a ser que huyan los bonitos :-D

FN1, lo tuyo no sé si será objetivo………….serás fartón ;-)

olenka dijo...

Hola Pedro,
gracias a Dios no me tocó cerca pero si que lo pude vivir un poco desde la distancia y el asombro.
Quizas no debería comentar algo que no conozco de primera mano, pero la sensación que me quedó (puedo estar equivocado ya que no sé los detalles) fué:
- falta de educación y de respeto ante un restaurante cuando llegas tarde ( muy tarde debieron de llegar para aparecer a las 11:30)y con una persona más de las que había en la reserva.
-lo más sorprendente fué cuando una vez sentados en su mesa, ves como una mujer se levanta y con paso decidido sigue al camarero hasta la cocina, pica y se dirige a tí. ¿ Le parecería bien a ella que yo entrara en su lugar de trabajo de ese modo?.
En definitiva, respeto y educación ante todo.
La ración de merengue me pareció bien de tamaño, pero la de frutas y verduras era muy, muy grande.
La verdad es que esta año he debido de ir unas 4 o 5 veces y cada vez he disfrutado más que la anterior

Olenka dijo...

¡Y yo hablando de modales... y no te doy las gracias por la explicación del punto de los salmonetes! Pues eso, que gracias.

Anónimo dijo...

Tuvimos la suerte de haber comido el domingo en tu casa y este plato que degustamos (en vez de morro se nos dió la posibilidad de cambiarlo por ventresca, cosa que hicimos) nos pareció una 'bomba' de sabor. I m p r e s i o n a n t e.

Contraseña: La próxima vez que vayamos acabaremoste con el stock de cebolles y sobre todo el nano.

J,MJyD

pedro martino dijo...

Olenka, no sé en qué mesa estuviste sentado, pero te percataste muy bien del tema. Fue eso y mucho mas, no tenía pensado estirarme mucho en el tema, pero como me siento tan quemado con el tema aprovecho para denunciarlo públicamente. Tú te puedes creer que los ‘tíos guapos’ por no llamarlos de otra manera, rematan la noche pasando por parejas al baño y liándose un canuto de maría en medio del restaurante? Y cuando se les da uno de los mil toques de atención que se les dieron todavía tienen los santísimos de decir que están solos que no queda nadie en el restaurante. Bueno, corramos un tupido velo……….

Anónimo, de vez en cuando compro alguna ventrisca para ofrecer para la gente que le gusta más. Me alegro que te gustara.

Anónimo dijo...

Que no se te ocurra hacer las raciones de postre más pequeñas... Mira que si no, nos empezaremos a quejar por ello.¿qué prefieres, pecar por exceso o por defecto? es Asturias somos grandones, así que siempre por exceso
;-)

Soymudita (también conocida como la más golosa del mundo)

Toni dijo...

El FN1 tien más razón que un santu.
¡Ni se te ocurra reducir las raciones de los postres! :-))

Paciencia con los faltosos. Siempre toca alguno de vez en cuando. :-(

eldiletante dijo...

El otro día probé la ventresca y me encantó. El punto rosado en algún punto era casi crudo, pero en una pieza tan grasa no me importó en absoluto, más bien al contrario. El contraste de esa frescura marina supergrasa con el fuerte tostado exterior era maravilloso

Carmen dijo...

Hola Pedro, llevo un tiempo leyéndote y hoy me he decidido a dejarte unas letritas, me encanta tu blog, disfruto mucho viendo las cosas tan estupendas que haces, soy amante de la gastronomía aunque mis platos son como "de andar por casa" las de siempre, ya sabes, pero me encanta la nueva cocina, cocina de autor, etc..
Enhorabuena por tan fantástico blog y te seguiré visitando.

Un saludo de una carbayona. ;)

pedro martino dijo...

Carmen, un placer tenerte por aquí. Ya veo que estas echa una tremenda cocinillas. Verdaderamente hacen falta aficionados como tú en Asturias a la cocina de autor, cuantos más seamos mucho mejor para seguir avanzando.

Un saludo.