lunes, 31 de diciembre de 2007

FELIZ 2008!!!!!


Os describo el momento vivido hace unas semanas en el Cabo Peñas en este mi primer video-reportaje que os muestro en ‘primicia mundial’ para celebrar el último día del año. Después de haber pactado con mis proveedores habituales de percebe en Peñas una excursión al Cabo, quedo a las diez de una friísima mañana de aquellas sufridas hace quince días. Salgo de Caces a -5 grados, tras haberme tomado dos ‘pastis’ pa´l mareo, y llego al embarcadero de Bañugues a 1 grado con viento helado del Este. Lo primero que pido a mis compis de batalla es un flotador, chaleco o similar que me permita mantenerme a flote en el liquido salado al que nos dirigimos ya que el Perico no flota, vamos, que no tengo ni puñetera idea de nadar. Se admiten risas :-(. Tras taparme hasta las orejas y con cámara de video y fotos en mano, me embarco en la lancha con Pablo, Roberto y Santi a la aventura y conquista de la Arbosa (isla que está enfrente del Cabo). Ingenuo de mi, ya me olía algo por lo que me habían dicho, y a medida que vamos avanzando en la lancha y en el trascurso de la mañana. Me doy cuenta y ‘caigo de la burra’ de que efectivamente me he embarcado con los mas colgaos y locos que ejercen tan digno y peligroso oficio en la zona del Cabo Peñas.
Para que os hagáis una idea del estado de la mar el día de autos, comentaros que en esta zona en concreto, ejercen normalmente cincuenta personas con su correspondiente licencia y el día que fui, solo había ocho personas más un servidor. No es que me vaya el masoquismo, sino que la madre naturaleza lo quiso así y una vez allí no era plan de rajarse y echarse atrás.
Con este reportaje que edito como mi primer video, que tenía una hora de duración y que he recortado a 8’ para hacerlo más ameno y concentrado, solo quiero de alguna manera homenajear a toda la gente que vive del percebeo y que arriesga literalmente sus vidas en el mar extrayendo semejante manjar para que luego podamos trabajarlo los cocineros y disfrutarlo en la mesa el comensal.
Siento no poder ofreceros mejor calidad de imagen pero como os explico el día estaba complicado y era mi primer video. A parte ‘youtube’ no me permite darle más calidad, o por lo menos todavía no he dado con el truki. Lo más ‘divertido’ que fue el regreso a Bañugues no lo he podido grabar porque tuve que guardar la cámara para que no se mojase.
Este reportaje se lo dedico a Tino y Fran proveedores habituales que ese día no pudieron ir por tener la lancha en el taller, a Pablo, Roberto, Santi que son con los que fui y los que más salen en las imágenes.; y a todos los perceberos del Cabo Peñas que arriesgan sus vidas para que podamos disfrutar de este preciado crustaceo.

video

sábado, 15 de diciembre de 2007

RAÍZ ASADA DE PERIFOLLO CON JUGO PICANTE DE SETAS


Impresionado me quede la primera vez que le ‘metí mano’ a la raíz de esta planta aromática. Fue a principios de este año cuando le empecé a dar vueltas a este género. Me fascino tanto su ‘personalidad’, que pensé inmediatamente hacerle un ‘monográfico’. El problema vino cuando me puse a preguntar al proveedor habitual sobre su temporalidad y me dijo que estaba a punto de terminar, que hasta el otoño no volvería a haberla.
Decidí hacer un plato lo más simple posible para no desvirtuar su maravillosa textura y sabor tan característico. En este punto fue cuando llego ‘el problema’. Cuando quieres hacer un plato creativo de dos ingredientes a lo sumo, puedes triunfar a la primera o puedes cruzarte y tardar más en dar con el equilibrio del plato. En este caso fue lo segundo. Pero al final aprovechando la temporada de setas, me decante por hacer un jugo concentrado de setas hecho con los pedúnculos, con un toque picante. Tenemos dos ingredientes exclusivamente, uno cremoso, untuoso, con un toque dulce propio de la raíz y otro potente y concentrado que es el de la seta, para contrarrestar y armonizar el conjunto del plato.

sábado, 8 de diciembre de 2007

CARPACCIO DE BOLETUS AEREUS


Plato de mayor éxito en el Homenaje a las setas de este año que mantendremos en carta a partir de esta semana. Cortamos en láminas no demasiado finas y aliñamos con un alioli muy ligero y emulsionado. Salpicamos todo el plato con una picada fina de almendra cruda, sal de escamas y cebollino fresco. Construcción simple respetando todo el sabor y la textura melosa de la seta.